Una nueva vida

Hace más o menos un mes mi vida cambió por completo. En todos los sentidos posibles.

DTSDejé Venezuela para embarcarme en una aventura llamada Seminario Teológico de Dallas, en Estados Unidos. A través de los años Dios me ha dado la increíble oportunidad de servirle a través de mis posts, videos y prédicas, pero siempre sentí un poco de frustración porque no tengo suficiente formación académica.

Sé perfectamente que eso no limita a una persona para enseñar, porque uno puede capacitarse de muchas maneras, pero anhelaba esto con todo el corazón. Solo Dios sabe cuánto.

Quería esto: profesores muy preparados en el área, trabajos asignados, notas, grupos de estudio, griego, compañeros con el mismo deseo que yo. Y, de verdad, creo que nunca en mi vida había sido tan feliz.

Estoy viviendo mi sueño. El anhelo más profundo que había en mí.

A veces, me levanto en las mañanas y pienso: «¿Esta es mi vida?» «¿De verdad me está pasando esto a mí?»

Siento una extraña combinación entre: «No lo puedo creer» y «como que siempre supe que pasaría».

Hay tantas cosas que quiero escribir y compartir aquí. Estoy aprendiendo mucho, dentro y fuera de los salones de clase, y prometo que en más de una ocasión me han dado ganas de salir corriendo y contarlo todo por aquí.

Sin embargo, tengo bastante tarea: libros que leer, trabajos que escribir, actividades en las que debo participar. Me he desvelado muchas veces tratando de terminar todo. Aparte, estoy en una nueva cultura hablando un idioma diferente, lo cual es un desafío adicional.

Quiero hacer amistades, conocer la ciudad, cumplir con mis asignaciones, limpiar mi cuarto, salir a trotar, dormir, cocinar decentemente…

Entonces, me acuerdo de este blog y de mi canal. Quiero hacer esto también, no solo porque me gusta compartir contigo lo que aprendo, sino porque le hace bien a mi corazón. Solo que todavía no sé bien cómo hacerlo parte de esta nueva vida.

«Está bien, Natacha, solo van 4 semanas, relájate y disfruta», diría mi mamá.

Ya sé, ya sé. Solo quería pasar por aquí y decirte que estoy bien. De hecho, estoy increíblemente feliz. Creo que Dios con amor me ha traído hasta este lugar para demostrarme Su fidelidad, y es mi anhelo poder bendecirte de algún modo con todo lo que estoy viviendo.

Solo que quizás me tomará un poco de tiempo descifrar el modo de hacerlo, pero supongo que eso está bien. Adaptarse a los cambios es un proceso, después de todo. Y creo que lo correcto es ser pacientes con nosotros mismos mientras aprendemos.

Natacha Ramos

Publicado por Natacha R. Glorvigen

Cristiana. Publicista. Bloguera. Dios me ha cambiado la vida y vivo para contarles a otros que Él puede hacer lo mismo por cualquiera.

3 comentarios sobre “Una nueva vida

  1. Hola Natacha, te sigo desde tus inicios, desde tus primeros post aquí y tu primer vídeo en youtube. Siempren ha sido para mi una bendición leerte o escucharte. Me parece que el mundo se esta perdiendo de ti, que muchísima mas gente debería seguirte aquí y en tu canal, tienes mucho para dar, pero supongo que todo será en el tiempo de Dios. Mientras tanto a los que Dios puso aquí para seguirte estamos siendo Bendecidos, desde ya te digo compraré tu primer libro y los que sigan. Me alegra tu felicidad de tu sueño cumpliéndose. Por cierto soy de Colombia. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Holaaa, Yulieth! Qué feliiiz me hizo leer tu comentario ❤ lloré un poquito y todo xD Doy infinitas gracias a Dios por ponerme en el camino personas como tú que me animan a seguir. ¡Te mando un abrazotototote! 😀

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: