¡Vergonzosamente orgullosa!

Hace algún tiempo estaba buscando lo que sería mi primer trabajo. Apenas me había graduado y, para ser sincera, no tenía muchos prospectos. Sumado a eso, la mayoría de mis compañeros de la universidad ya estaban ejerciendo la carrera. ¡Imagínate la presión! Me estaba quedando atrás. Entonces, pasó algo interesante: llegó una propuesta. Muy buena.Sigue leyendo «¡Vergonzosamente orgullosa!»