Dios, acné y limpiezas faciales

La semana pasada viví una experiencia dolorosa y espiritual. En ese orden. Mi cara es la culpable de esto. Tuve que hacerme una limpieza facial porque tenía muchísimo acné (como si tuviera 16 y no 26). Aparentemente, las causas que me llevaron a esta penosa condición fueron: 1) Mala alimentación (que incluye grasas, dulces ySigue leyendo «Dios, acné y limpiezas faciales»