¿Escuchaste el trueno?

Finalmente, lo hiciste.

Callaste las voces a tu alrededor. Cerraste los ojos. Le presentaste tu causa a Dios.

Te sentiste bien.

Te sentiste muy bien. Los primeros días. Pero, pasaron varias semanas y no hubo respuesta a tu petición.

Ah, quizás necesitas ser más perseverante, así que le volviste a hablar al Señor del asunto.

Fue bueno hacerlo. Muy bueno. Una paz increíble… que duró unas horas.

Tiempo después, aquí estás. Todavía esperando.

Entonces, te preguntas: “¿Dios está escuchando siquiera?”.

“Si quisiera hacer algo, ¿no lo habría hecho ya?”, piensas por momentos.

Creo que todos hemos estado en esa posición alguna vez: conocemos las promesas de Dios, sabemos que Él está a nuestro favor, que Él hará llover en nuestro desierto, lo creemos con el alma… pero, miramos a la derecha y todavía hay arena.

Volteamos a la izquierda, el pozo sigue seco.

Seguimos en el desierto.

En esos momentos tan difíciles, cuando tu mente y tu corazón te gritan que no verás respuesta, que nunca lloverá, te animo a hacer algo radicalmente opuesto a sus sentimientos: celebra como quien tiene la respuesta de su oración a la vista.

¿Sabes que honra a Dios? Una Fe activa que se regocija en la victoria aunque la derrota parece muy real.

El cantante Michael W. Smith entiende esto y por eso escribió la hermosa canción «Sky spills over» (El cielo se desborda), que dice así:

 

Hay una rosa en el desierto

Florece en la sequía

Hay una agradable lluvia

en las alas de las nubes.

 

¡Qué Fe tan increíble!

¿Te fijas en lo que dice?

Es algo así: “Dios dijo que habría primavera, no la veo todavía, ¡pero ahí hay una rosa!”.

“Sí… aún no ha llovido, pero ¡mira! ¡Ya hay nubes en el cielo!”.

La rosa y las nubes son las promesas de Dios, vistas con los ojos de la Fe, de la confianza en Dios, quien está a nuestro favor. Luego, continúa así:

 

¿Puedes escucharlo?

¿Puedes escuchar el trueno?

Canta Su nombre, cántalo fuerte,

hasta que el cielo se desborde.

 

Hasta el día en que Dios haga con sus manos lo que con su boca prometió, ¡renovemos una Fe que activamente celebra el cumplimiento de Sus promesas aunque todavía no las vemos en el mundo físico!

Demuéstrale a Dios que confías en Él y no en tus ojos naturales, dile como Michael W. Smith:

 

Lo escucho

Escucho el rugir del trueno

Siento la lluvia caer

Mi corazón se maravilla

Solo tú eres fiel

Hacia mí viene un nuevo horizonte

Ya lo puedo ver.

 

¡Cantemos hasta que el cielo se desborde!

Si el Señor lo dijo, aunque tarde, no lo dudes, ¡va a llover!

¿Escuchaste el trueno?


Publicado por Natacha R. Glorvigen

Cristiana. Publicista. Bloguera. Dios me ha cambiado la vida y vivo para contarles a otros que Él puede hacer lo mismo por cualquiera.

2 comentarios sobre “¿Escuchaste el trueno?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: