Fe, confianza… ¿y polvo de hada?

Lo tuviste que haber visto.

El mágico momento en que Peter Pan les enseña a Wendy y sus hermanos los simples requisitos para aprender volar.

¿Te acuerdas de cuáles son?

Fe – (fácil para ellos: no tenían problemas para creer lo imposible).

Confianza – (¿en Peter Pan o en que podían volar? Bueno, tenían ambas).

Luego Peter no logra recordar el último paso, un detallito pequeño que le falta… él piensa y piensa hasta que ¡bam! Lo recuerda.

Vamos otra vez.

¿Dónde estábamos, Wendy?

Ah, sí.

Fe. (Ok)

Confianza. (sí, sí)

Y… (y…!?)

¡Polvo de hada!

Entonces, todos los niños del mundo quedamos con el corazón roto.

¿Por qué? Porque entendimos que para aprender a volar necesitamos más que Fe y Confianza. Hace falta también algo que ni siquiera pertenece a este mundo sino se encuentra escondido en Nunca Jamás y solo nos puede ser regalado por un hada (?).

¿Suena familiar?

¡Suena muy familiar! Suena justo como nuestra vida.

Para volar en este mundo, es decir, enfrentar todo lo que nos pasa, hace falta más que una buena actitud, una mente positiva y seguir los 7 pasos para el éxito.

Seguro te has dado cuenta de que intentamos mucho para ser felices pero al final todo nos falla en algún momento: familia, amigos, bienes, trabajos, dinero, viajes… todo falla, porque para volar hace falta más que Fe y Confianza… también necesitas polvo de hada.

Necesitas la fuerza, la paz, el valor, la gracia que solo proceden de Dios, te son dados, no te los ganas; Él te los regala para que puedas volar por encima de las tormentas y vivir quieta y reposadamente en medio de un mundo tan complicado.

¿Quieres cambiar algo en tu vida, perdonar a una persona, iniciar un proyecto? Necesitas a Dios, solo Él te capacita para hacer lo que en tus propias fuerzas ha sido imposible.

Hoy puedes decirle a tu Padre Celestial: “estoy cansado de intentar y fallar, te pido que me ayudes; mis fuerzas se agotaron, ya no tengo ni ideas, ni mucha Fe y  mi Confianza tampoco abunda. He fallado en mis propias fuerzas, necesito que hagas lo que solo tú puedes. Ayúdame».

peter-pan

Ahora estamos hablando.

Busca las reservas celestiales de polvillo de hada. Prometo que Dios no será tan tacaño como Campanita.

Publicado por Natacha R. Glorvigen

Cristiana. Publicista. Bloguera. Dios me ha cambiado la vida y vivo para contarles a otros que Él puede hacer lo mismo por cualquiera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: